You are in main content

La economía social representa el 7% del tejido empresarial español

foto de los integrantes de la mesa de presentación

07 Abril, 2014

Un estudio subraya la calidad del empleo que genera este sector

La Economía Social representa entre el 6% y 7% del conjunto de las empresas españolas, lo que supone un 6% del empleo asalariado total, según se refleja en el libro Las cuentas de la Economía Social. Magnitudes y financiación del tercer sector en España, 2005, presentado en Madrid.

El estudio, promovido por la Fundación ONCE, ha sido dirigido por el académico José Luis García Delgado y ha contado con la codirección de Juan Carlos Jiménez, Enrique Viaña y Javier Sáez, habiendo participado en él también la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (Cepes).Abre ventana nueva

Los participantes en la presentación resaltaron la calidad del empleo generado por estas empresas, entre las que se incluyen centros especiales de empleo, asociaciones, fundaciones, cooperativas y sociedades laborales. El perfil de las personas empleadas es una mujer con estudios superiores y un contrato fijo.

En este sentido, García Delgado, señaló la robusta estructura del sector que le ha permitido afrontar con solidez la actual situación de crisis económica y afirmó que estos últimos años éstas empresas se han consolidado sin desnaturalizarse, con eficacia y solidaridad.

Por su parte, Juan Antonio Pedreño, presidente de Cepes, destacó que este estudio muestra una realidad cualitativa de la economía social que se caracteriza por una forma de hacer empresa en la que se apuesta por la cohesión social y el empleo de calidad. Además, no aporta deslocalización, al estar arraigada en su entorno.

Alberto Durán, vicepresidente primero ejecutivo de la Fundación ONCE, resaltó la vertiente de la acción social de éstas empresas a través del epígrafe de Servicios sociales. Reúnen a, aproximadamente, 23.000 entidades con unos 284.000 trabajadores asalariados y casi un millón de voluntarios que atienden actividades asistenciales que el Estado del Bienestar no alcanza a cubrir y que ahorran a los servicios públicos cerca de 10.000 millones de euros.