Caldera anima a los madrileños a acoger en sus hogares a cachorros de perros guía.

Jueves, 6 Julio, 2006
En su primera etapa educativa.
caldera
El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, ha visitado la Escuela de Adiestramiento de la Fundación ONCE del Perro Guía, donde, tras recorrer sus instalaciones, animó a los madrileños a acoger en sus hogares a los cachorros de estos animales durante sus primeros meses de vida para iniciarlos en la socialización y la educación.

"Quiero hacer un llamamiento a las familias madrileñas para que acojan a estos maravillosos perros, que retornan luego a la escuela para su formación definitiva", dijo Caldera tras recorrer las áreas de entrenamiento e instrucción, de hospital y de partos, de la Escuela de Perros Guía en España.

En su intervención, el ministro hizo también exhortó a todos los españoles para que sean "respetuosos" con los usuarios de estos animales y no les pongan trabas cuando quieran acceder a cualquier lugar público.

El titular de Servicios Sociales visitó las dependencias de la escuela acompañado por el presidente de la Organización Nacional de Ciegos (ONCE), Miguel Carballeda; el presidente del Patronato de la Fundación ONCE del Perro Guía, Vicente Ruiz, y por el director gerente de la Escuela de Adiestramiento, José Manuel Pichel, quien le explicó que de estas instalaciones salen cada año unos cien canes formados para ayudar en su vida diaria a personas ciegas o con problemas de visión.

Por su parte, Carballeda pidió al ministro que siga trabajando en la sintonía que viene haciéndolo con la ONCE "durante mucho tiempo", para que la institución pueda seguir generando servicios como el de la preparación de los perros guía.

CON LOS OJOS VENDADOS

Además de las perreras, Caldera conoció la residencia en la que conviven durante tres semanas perros y usuarios para su mutuo conocimiento y preparación para el trabajo real del día a día. El toque simpático lo protagonizó cuando dio de comer a una perra y a sus cachorros y se atrevió a hacer un pequeño recorrido con los ojos vendados, guiado por Wik, un Golden Retriever de color canela al que le faltan todavía dos meses de adiestramiento. Caldera sugirió también varios nombres para futuros perros guía, entre los que citó Béjar, Cal o Fíter.

La Fundación ONCE del Perro Guía es la encargada en España de proporcionar gratuitamente a las personas con discapacidad visual un animal que les ayude a desplazarse con más autonomía y seguridad. Desde su puesta en marcha hace quince años, esta institución ha entregado más de mil animales, si bien últimamente, el promedio es de unos cien canes por año.

En total, el periodo de adiestramiento de los perros guía dura dos años. Durante el primero de ellos, los animales conviven con una familia voluntaria que les inicia en su educación y socialiación, algo que constituye una preparación clave en su formación, según los adiestradores.

Posteriormente, el perro regresa a la Escuela, donde aprende los aspectos básicos para su trabajo como guía: señalar bordillos y obstáculos, superar las barreras de las ciudades, o saber comportarse en ámbitos públicos, entre otros.

  • Share in Facebook
  • Share in Linkedin