You are in main content

Un emprendedor con discapacidad apoyado por Fundación ONCE consigue el premio al mejor vermut del año 2021 con ‘Florum Rojo’

Fotografía del vermut ganador

26 gener, 2022

Miguel Ángel Alonso recibió una ayuda de Fundación ONCE y el asesoramiento de Inserta para poner en marcha la empresa dedicada a la elaboración de vermut

Un emprendedor con discapacidad apoyado por Fundación ONCE ha obtenido el premio al mejor vermut del año 2021, otorgado por la Asociación Española de Periodistas y Escritores del Vino (AEPEV ) tras analizar más de un millar de marcas.

Vermut Florum Rojo, que es como se llama la bebida premiada, está elaborado por Bodega Florum en Alcalá de Guadaíra, Sevilla, y en la fase final ha competido con un total de 139 vinos y vermús, más 46 espirituosos.

Miguel Ángel Alonso es el gerente de esta bodega, un emprendedor con discapacidad que consiguió una ayuda de Fundación ONCE y el asesoramiento de Inserta Empleo para poner en marcha la empresa dedicada a la elaboración de vermut.

Según señala la Asociación Española de Periodistas y Escritores del Vino, Vermut Florum Rojo ya fue finalista en pasadas ediciones de estos mismos Premios, y obtuvo Medalla de Plata en el VI Premio ‘Vinos y Licores de la Provincia de Sevilla’ 2021 (Diputación Provincial de Sevilla), en la categoría de Vinos de licor, aromatizados y vinos dulces.

Para Miguel Ángel Alonso “es un orgullo ver el nombre de nuestra joven bodega y de la zona de producción de Sevilla en el medallero de los XIII Premios de la AEPEV junto a importantísimas bodegas y zonas vitivinícolas de nuestro país, y que viene a premiar el trabajo que venimos realizando, al mismo tiempo que nos motiva enormemente para seguir haciendo crecer nuestro proyecto. También agradecer a todos los clientes y entidades que han apoyado nuestro proyecto bodeguero desde sus comienzos en 2016”.

Miguel Ángel dejó su puesto en Inserta Sevilla, la entidad de formación y empleo de Fundación ONCE, para comenzar su emprendimiento. Se le concedió una ayuda económica y se le ofreció asesoramiento para desarrollar su idea de negocio.

Ahora forma parte del grupo de emprendedores con discapacidad que han conseguido poner en marcha una empresa de la mano de Fundación ONCE. Solo en 2021 más de 80 emprendedores con discapacidad lanzaron sus empresas con apoyo de esta entidad en el marco del programa Por Talento Emprende, con el que la entidad quiere fomentar el autoempleo y la integración laboral de las personas con discapacidad. Este proyecto cuenta con el apoyo del Fondo Social Europeo.

El perfil de los beneficiarios de estas ayudas es el de un varón de más de 30 años con discapacidad física que percibirá, de media, algo más de 6.000 euros. Así, el 61% de los 83 emprendedores que recibieron ayuda el año pasado son varones y el 39% mujeres. Con respecto al tipo de discapacidad, el 47%tienen discapacidad física, el 11%, el 10% (concretamente discapacidad visual) y el 32%. Y en cuanto a la edad, más del 92%son mayores de 30 años. La media de ayuda dada a cada una de las solicitudes aprobadas fue de 6.650 euros.

Entre los proyectos aprobados figuran una marca textil ecológica, un servicio de secretariado online para pymes, otro de catering saludable, una empresa de instalación de energías renovables, una distribuidora de zamburiñas, un centro de tatuaje, un centro integral canino y un taller de escritura creativa, entre otros.

Respecto a la distribución geográfica, la mayoría de los emprendimientos aprobados proceden de Andalucía, con 26.

CONVOCATORIA DE AYUDAS

En el periodo de ejecución 2018-2022, Fundación ONCE destinará 2,6 millones de euros para impulsar el emprendimiento de personas con discapacidad. Además, en esta convocatoria se han incorporado criterios específicos para favorecer, por ejemplo, el emprendimiento de las mujeres con discapacidad.

Los emprendedores reciben una ayuda económica fija y mínima de 3.000 euros que se puede incrementar en función de su perfil: hasta 2.000 euros más los colectivos con discapacidad con especial dificultad, entre los que se encuentran personas con parálisis cerebral, enfermedad mental o discapacidad intelectual; 1.000 euros más a las mujeres, los parados de larga duración, los mayores de 45 años y los inmigrantes, y hasta 2.000 euros más a las víctimas de violencia de género, las familias monoparentales y aquellos hogares con todos los miembros en desempleo e hijos menores a cargo.

Por otro lado, también se prima a las empresas que generen empleo para otras personas con discapacidad; a los proyectos que además fomenten el desarrollo de sectores en crecimiento como la agricultura ecológica; a los que contribuyan al desarrollo rural y a los que tienen que ver con las tecnologías y sociedad de la información, el turismo especializado, servicios de salud, medio ambiente y a los dirigidos a investigación y desarrollo o a la innovación social.

No obstante, la suma total de la ayuda no será, en ningún caso, superior a los 18.000 euros.