Departamento de Cultura y Ocio

Foto de un libro del cual salen las letras hacia a fuera del mismo

El acceso a la Cultura y el Ocio por parte de las personas con Discapacidad puede parecer a primera vista carente de importancia, sin embargo, hemos de rechazar esa idea.

La Fundación ONCE aspira a conseguir la plena normalización de las vida de las personas con discapacidad, y eso pasa no sólo por acceder al mercado laboral de manera igualitaria, sino también por poder desenvolverse en todos los ámbitos sociales de la manera más independiente posible. Esto sin duda incluye la Cultura y el Ocio, ya que una sociedad avanzará realmente cuando todos sus miembros puedan disfrutar de estos derechos en igualdad de condiciones.

Desde el Departamento de Cultura y Ocio de la Fundación ONCE, además de desarrollar proyectos propios, se apoya la puesta en marcha de iniciativas culturales y de ocio por parte de otras entidades, cuando su propósito es el beneficio de las personas con discapacidad.

Cultura

Solamente conseguiremos que la cultura sea accesible para todos trabajando desde dos ámbitos de actuación. Por un lado conseguir el acceso a las obras de Arte producidas por otros, ya sean en museos, salas de cine, teatros, etc.. Y por otro, conseguir también el acceso de los artistas con discapacidad al circuito del mercado del Arte, consiguiendo así su inclusión laboral.

Desde el Departamento de Cultura y Ocio trabajamos cada día para conseguir estos fines. En el primer caso se propician colaboradores a través de la firma con distintas entidades para conseguir la eliminación de barreras existentes. En el segundo caso, se trata de facilitar a los artistas con discapacidad su inclusión en el mercado laboral por medio de la venta de sus obras.

Ocio: turismo y deporte de base

El turismo y el deporte de base han de ser también alternativas de ocio al alcance del colectivo de las personas con discapacidad.

Es por tanto de vital importancia eliminar de nuevo las barreras de acceso a cualquiera de las actividades deportivas o de turismo, en los centros deportivos, en actividades concretas, ya sea en material específico para la realización de algún deporte o con voluntarios que hagan que con su colaboración las personas que lo necesiten puedan desarrollar la actividad que prefieran.

Lo más importante es que a la hora de decidir hacer una actividad o un destino turístico, la persona con discapacidad se cuente con la confianza de que la información sobre la accesibilidad con la que cuenta es veraz. Esto va a ser determinante para alcanzar una plena integración.